La Tonta el Bote: “que el graffiti despierte conciencias o no está en manos del que mira…”

"La Tonta el Bote” se ha ganado a pulso un nombre propio en el mundo del arte urbano. Tras este peculiar apodo de una chica con pasión inusitada por el graffiti - siempre con el “bote” de aerosol en la mano - se encuentra la jiennense Verónica Soto Sánchez.

Artista urbana desde los 16 años, "La Tonta el Bote” creyó en su talento a pesar de los obstáculos y hoy su sello impacta en las paredes de barrios icónicos: Malasaña en Madrid o Gràcia en Barcelona, entre otros muchos. Sus graffitis parecen tener vida propia, no sólo destilan estética sino también susurran o gritan mensajes a quién los mira. Con gran personalidad pero sin perder un ápice de sencillez, Verónica nos permite conocer más de cerca a la artista y el mundo que le rodea.

U.D Desde muy joven te iniciaste en el arte urbano ¿Pensaste por aquel entonces vivir de ello, hacer de tu pasión una profesión o creías que era casi una quimera? ¿Tenías plan B en caso de no tener suficiente trascendencia?

La Tonta el Bote: Cuando empecé no era más que un acto vandálico de una adolescente, aunque ya había una intencionalidad de decirle al mundo “eh! que estoy aquí” pero no pensaba en ello como una profesión, eso llegó con el tiempo al igual que el plan B… Siempre he ido improvisando.

U.D Aún hoy vivir del arte, de las creaciones, resulta una odisea para muchos artistas: hombres y mujeres. No obstante resulta paradójico que en el mundo del street art, con la connotación del arte libre, las graffiteras encuentran todavía más dificultades y casi parece un tema tabú

¿Has visto a muchas compañeras quedarse por el camino y tener que compatibilizar con otro trabajo ajeno al arte? Desde tu experiencia personal ¿Has percibido cierto machismo? ¿Son muchos los obstáculos que has tenido que superar ajenos al propio talento?

La Tonta el Bote: Sí, claro que nos quedamos por el camino muchas de nosotras, todos tenemos que pagar facturas y es difícil cuando tienes que compatibilizar un trabajo con pintar…

Por otra parte considero que en el graffiti no hay machismo, siempre me he sentido una más, pero vivimos en un sistema patriarcal  que en el ámbito que te muevas (arte, literatura, cine, cocina, deporte…) siempre son los hombres los que destacan y las mujeres que lo hacen son “rarezas”

U.D “El artista y la modelo”, quizás ya es tiempo de ampliar los roles independientemente del género. Hombres y mujeres podemos ser al mismo tiempo creadores y objeto de inspiración.

¿Crees que el arte urbano todavía tiene que normalizar que las mujeres artistas pueden ser tan o más buenas que sus compañeros?

Tonta el Bote: El arte urbano no, es el mundo el que tiene que normalizar que tu género no va ha hacer que seas mejor o peor y el hecho de que todas las veces que me han entrevistado me pregunten por lo mismo, no es un síntoma de normalización. No veo entrevistas a hombres preguntándoles por el tema del género.

U.D Por suerte de un tiempo a esta parte se atisba un contexto de cambio gracias a una hornada de artistas talentosas como es tu caso ¿En qué medida la visión femenina puede enriquecer el arte urbano?

Tonta el Bote: En que la diversidad ya sea de género, cultural, racial o de donde sea siempre enriquece.

U.D En tu obra se aprecia una gran pluralidad de técnica, personajes y situaciones que bien refleja lo que es nuestra sociedad con todas sus vicisitudes. En algunas obras la temática social es más explícita y en otras más onírica para la libre interpretación del espectador.

¿En qué medida el graffiti puede despertar conciencias? ¿Cuáles son tus referencias para expresarte? ¿Cuáles son las tendencias y artistas que han influido en tu identidad como artista?

Tonta el Bote:

Lo que más ha influido en mi trabajo ha sido mi entorno y las circunstancias y personas que me han acompañado, todos estamos conectados y vivimos en el mismo mundo, lo que expreso son emociones cotidianas en las que cualquiera puede identificarse...que despierte conciencias o no está en  manos del que mira.

U.D: Lo cierto es que el graffiti no es un arte menor, está abandonando incluso ciertas connotaciones negativas que se imponían desde algunos sectores. Hoy el graffiti sube su cotización en el mundo y se codea en importantes galerías de arte.

¿A qué factores responde este cambio de paradigma? ¿En qué medida las instituciones y galerías de arte están respaldando este arte y sus artistas?

Tonta el Bote: El arte siempre ha ido de la mano del tiempo en el que se vive y sus límites a menudo se difuminan, muchos grafiteros han entrado a formar parte del circuito artístico a la vez que artistas han salido a pintar a la calle. Las galerías aprovechan el tirón.

U.D: Por último quisiéramos conocer tus proyectos de futuro. Muchas gracias y suerte en todos los nuevos proyectos artísticos

Tonta el Bote: Últimamente me he centrado más en el trabajo de estudio; pintura e ilustración, y en ilustrar un proyecto solidario “Mira lo que siento”, un poemario infantil en el que la escritora y yo donaremos lo recaudado a la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, que ayudan a niños con enfermedades raras.

Banner Entrevistas Unicornia Dreams