Las superheroínas reivindican un nuevo rol en el cómic

6 de agosto del 2018

En los cómics de superhéroes y sus adaptaciones audiovisuales, los personajes encarnados por mujeres constituyen una madeja de clichés: ellas son pocas, casi no llevan ropa y su función es acompañar a los protagonistas (hombres). Estas premisas son verdad hasta cierto punto. Los últimos tiempos han puesto de relieve que las superheroínas tienen un hueco propio en la industria del cómic y su cine, o al menos, que se lo están construyendo a golpe de lucha por la justicia de todas.

El éxito de taquilla inusitado que supuso Wonder Woman el año pasado, o las expectativas generadas en torno a la próxima película de la Capitana Marvel –a la que dará vida la actriz Brie Larson y que tiene previsto su estreno el 8 de marzo de 2019– arrojan luz tras los batacazos históricos de público y crítica que supusieron adaptaciones como la Catwoman de Halle Berry o la Elektra de Jennifer Garner a principios de milenio.

El problema, sin embargo, de la falta de visibilidad y abundancia de estereotipos machistas que ha caracterizado a las superheroínas no se reducen a un par de films de una calidad que no convenciera mucho a los fans.

VÍA Público