Nike se beneficia de su última y polémica campaña

14 de septiembre del 2018

Decía el dramaturgo Oscar Wilde  “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”. Si bien está cita no siempre es aplicable a nivel de comunicación, en el caso de la última polémica de Nike resulta exitosa.

Es la última campaña protagonizada por el exjugador de la NFL, Colin Kaepernick, todo un símbolo de la protesta antirracial, que ha despertado la ira de los votantes más conservadores del partido republicano en EE.UU.  Algunos de ellos incluso han colgado imágenes y vídeos en sus redes sociales con el lema “I’m going to burn my #Nike shoes!” (Voy a quemar mis deportivas Nike),

Todo parecía que esta campaña publicitaria podría perjudicar a los intereses de Nike. Lejos de ser así, tal y como divulgan en el canal PlayGround sus ventas han aumentado un 31 % respecto al año pasado. Difícil estrategia para hundir a una de las marcas deportivas más famosas del mundo y con más de 50 años de historia.